Cabaret Literario franco-guatemalteco “Una realidad salvaje”

Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

Cabaret Literario franco-guatemalteco

“Una realidad salvaje”

Obras: Los demonios salvajes de Mario Roberto Morales y El atentado (L’attentat) de Yasmina Khadra

La voz bilingüe del español y del francés y la música en vivo están reunidas en un espacio de convivencia, donde el público está invitado a descubrir o redescubrir, con una copa de vino en la mano,  textos novelísticos de Francia y de Guatemala.

Durante esta cuarta velada de 2017 intitulada “una realidad salvaje”, Philippe Hunziker, Diego Calderón y Marc Sagaert leerán fragmentos de “Los demonios salvajes” del autor guatemalteco Mario Roberto Morales y “El atentado” (L’Attentat) del novelista francófono Yasmina Khadra.

Textos: “Los demonios salvajes” del autor guatemalteco Mario Roberto Morales y “El atentado” (L’Attentat) del novelista francófono Yasmina Khadra.

Lectores: Philippe Hunziker, Diego Calderón y Marc Sagaert

Música: François Guerrier (Clavecín)

Dirección artística: Marc Sagaert

En presencia del escritor guatemalteco Mario Roberto Morales

EVENTO EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/events/1640236075989818/

Los Autores y sus obras:

  • Mario Roberto Morales

Mario Roberto Morales (Guatemala, 1947) es escritor, académico y periodista. En el 2007 le fue otorgado el Premio Nacional de Literatura de Guatemala. Es doctor en literatura y cultura latinoamericanas por la Universidad de Pittsburgh, y ha sido profesor de su especialidad en el Programa Internacional de Posgrado del Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad del Norte de Iowa. También ha sido columnista del diario español La Insignia y del sitio mexicano México.com y del diario guatemalteco el Periódico. Fue galardonado con el Premio Único Centroamericano de Novela 1977, gracias a su novela intitulada “Los demonios salvajes”.

  • “Los demonios salvajes”

Cada vez más escasos, pocos son los libros que década tras década revitalizan la edad de sus lectores a la vez que siguen haciendo refulgir los barnices con los que envolvieron el brillo de una generación. Desde hace 38 años, Los Demonios Salvajes se abre paso a karatazo limpio para avecindarse en la primera fila de esa estirpe de lecturas.

En lo que a las letras se refiere, Mario Roberto Morales no tuvo infancia, ni adolescencia, ni juventud. Con esta obra en perenne ebullición, se fue directo a la adultez que se necesita para escribir una obra maestra desde el primer intento. Así lo reconfirman estas páginas que escribió a los veintipocos años, una novela vertiginosa que algunos autores a duras penas consiguen escribir (si alguna vez lo logran) en la tercera edad de su literatura. Muchos «ni pensaban en nacer» el año que apareció la primera (pésima) edición guatemalteca de esta endemoniada novela. Hoy, al arribar la primera edición mexicana, espléndida como su contenido, están obligados a ponerse al día para constatar la reaparición de una genuina obra maestra.

Las proporciones fueron hechas para ser observadas por los farmacéuticos: sin ninguna proporción guardada, el idioma inglés conoció cúspides con La naranja mecánica, de Burgess, y La comedia humana, de Saroyan. El idioma español tiene en Los Demonios Salvajes una de sus montañas más altas.

  • Yasmina Khadra

Antes de volverse un novelista famoso internacionalmente, Mohammed Moulessehoul tuvo una carrera militar en Argelia. Sus padres le inscribieron en una escuela militar con los nueve años y se volvió comandante. Por lo tanto, la escritura forma parte de su cotidiano durante sus años de militar. A los 18 años terminó su primer conjunto de novelas, que se publicaron once años más tarde. Entre 1984 y 1989 se publicaron seis obras bajo su propio nombre. En 1989, por causa de la censura militar, empezó a utilizar los dos nombres de su mujer como pseudónimo. Le permitió publicar 26 obras bajo el nombre de Yasmina Khadra. En 2001 en su obra el Escritor, desvela su identidad. Desde entonces vive en Francia con toda su familia.

A Yasmina Khadra le fue otorgado la orden de las Artes y las Letras, con grado de oficial, por el Ministerio de la Cultura de Francia. También fue consagrado caballero de la Legión de Honor por el estado francés. Recibió en 2011 el gran precio de literatura Henri Gal por la Academia Francesa. Sus novelas fueron traducidas en más de treinta idiomas. Algunas, de los cuales el Atentado y las golondrinas de Kabul fueron adaptadas al teatro, cine, y cómic.

El autor trata de difundir situaciones que se dan en el mundo árabe para denunciarlo y que llegue a los países occidentales. Ha sido duramente criticado por ello, además de por escribir en francés.

  • “El atentado” (L’Attentat)

Tel Aviv, hora punta. Una mujer acciona los explosivos que oculta bajo sus ropas en un restaurante atestado de personas. Las numerosas víctimas empiezan a llegar por oleadas al hospital. El doctor Amín Jaafari, un israelí de origen palestino, se pasa el día intentando salvar lo insalvable. Hasta que de repente el caos y la confusión dejan paso a la sorpresa y la amargura: entre los muertos se halla el cadáver destrozado de su mujer. Y, lo que es peor, todo apunta a que ella es la terrorista suicida. El mundo se derrumba en torno al doctor Amín.

Reseñas:
Esta es una historia bien contada, la temática que aborda es dura, amarga y conmovedora. Con lenguaje contundente y rico, el uso del tiempo presente confiere a la narración un ritmo implacable tanto en los diálogos como en las situaciones de introspección y desesperanza.

 El músico:

  • François Guerrier

François Guerrier nació en Caen en 1980.

Descubre la música antigua por el órgano y el clavecín, realizando sus estudios completos en el Conservatorio de Caen. Se perfecciona en la clase de clavecín del Conservatorio de París, y recibió el Primer Premio de este mismo conservatorio en el año 2001. Al mismo tiempo, se dedica de forma autodidacta en el órgano.

Sus habilidades extraordinarias en ambos instrumentos hacen de él uno de los mejores clavecinistas y organistas al nivel mundial.

Fue invitado como solista por festivales de música internacional, en Francia (la Roque d’Anthéron, Saintes, les Folles journées de Nantes, le printemps des Arts de Nantes, Montpellier, Auch, Bargème), varios festivales de Lausana en Suiza, en Inglaterra para el Early Music Festival of Birmingham, La biblioteca de México.

También forma parte de varios conjuntos de música de cámara, lo que le permitió tocar músicas de las épocas del renacimiento hasta el clasicismo, a través Europa, Japón, Corea o México.

François Guerrier da clases de bajo continuo (utilizado en la música barroca) y de afinación de clavecines en la academia de música antigua de Lisieux en Francia.

También se dedica al mantenimiento de varias colecciones privadas de teclados antiguos

 

19.30 horas

Galería de arte de la Alianza Francesa de Guatemala

Q.20 (incluye una copa de vino)

Lectura: Philippe Hunziker y Marc Sagaert

Música: François Guerrier (clavecín)

Dirección Artística: Marc Sagaert